opinion

La Moda: más que tendencia, es una expresión

La moda es, para mí, la posibilidad de levantarse cada mañana y elegir por ti mismo, independientemente de tus problemas. Para mí es ver el closet como una caja llena de desiciones que hiciste sin coacción de terceros; es el resultado de la terapia que tuviste en un centro comercial luego de un mal día, son los regalos que tu familia te ha dado con mucho esfuerzo; pero más importante…la moda eres tú. Sí, leíste bien. El closet es la representación de cada uno, de lo que somos o queremos ser, el resultado de nuestros propios gustos. La moda es algo tan pero tan obvio, que no lo entendemos. No le prestamos atención cada vez que nos vestimos, no entendemos que nos estamos preparando para encarar al mundo con una imagen que refleja nuestra personalidad, humor y preferencias.

Imagen

Imagen

Hace unos días estaba viendo dos documentales en Netflix que relataban la historia de la moda en distintos sectores de la sociedad, y quedé tan impresionada por el impacto socio-económico-político que ha tenido. Entonces pensé, ¿por qué una industria tan rica en cultura se volvió tan superficial? ¿por qué reducimos a “la moda” como algo complementario? y por último, ¿por qué vemos a las máquinas de coser como algo para “ama de casa” y no como un arma de revolución? Luego de pensar mucho en esto llegué a la conclusión que vivimos en una sociedad poco integral, estamos tan acostumbrados a seguir lo viejo que no damos paso a los cambios que surgen en los rincones de cada país. Así que en vez de mostrarles mis outfits favoritos del mes, preferí escribirles qué es para mí la moda, qué representa y por qué es tan importante al momento de estudiar la historia. ​
Como expliqué al principio, yo veo a la moda como una forma de expresión, un medio de libertad, por así decirlo. Desde pequeña tuve un dilema con mi personalidad, tenía amigos de distintos de “sectores” o “grupos sociales” y cada uno tenía su propia forma de vestir o expresarse, siempre de acuerdo a su entorno. Sin embargo, a mí no me pasaba lo mismo, sencillamente no me encontraba cómoda con ningún estilo y cuando trataba de imitarlo, me sentía totalmente estúpida, como un extranjero tratando de imitar el acento venezolano (aunque no lo crean, es difícil). Llegué a un punto, ya no tan pequeña, que me dormía llorando porque sentía que no encajaba, me estresaba el hecho de vestirme para ir a una reunión en casa de mis amigas; ir de compras era lo peor para mí porque no sabía que me gustaba y para colmo, tenía unos kilos demás (yo sé que eso no importa pero era pequeña y el autoestima no era mi fuerte) entonces todo lo que llevaba al probador me quedaba mal, a mis ojos claro. Era frustrante que prefiriera los converse por encima de las sandalias porque todo el mundo dudaba de mi “feminidad”, o que no me gustaran los estampados florales más que las camisas negras con mi banda favorita en el medio. En fin, me sentía como una copia de las personalidades ajenas; mientras todos se diferenciaban por su forma de vestir, yo era un cero a la izquierda.
¿Qué me hizo cambiar de parecer? La primera vez que compré Teen Vogue, tenía unos 15 o 16 años; lo siento como un momento tan lejano pero en realidad fue hace nada. Cuando abrí la revista y la leí con detenimiento, me enamoré completamente de la moda otra vez (anteriormente, cuando tenía unos diez u once años, había dibujado unos vestidos pero lo hacía tan mal que lo dejé a un lado). Veía a todas esas modelos usando colores incombinables, sombreros peludos en pleno verano, botas con tacones, y solo pensaba ¿por qué a ellas si les queda bien y a mi no? Confianza…Esa era la clave, confianza en tus gustos sin importar lo que los demás digan. Ahí entendí que la moda es más que una prenda o una forma de no morirte del frío. La moda eres tú contra el mundo, solo tu opinión importa o así debería ser.
¡Pero es que claro! ¡Cómo no lo vi antes! Si te remontas a 1900, la moda ha sido el primer paso de muchas revoluciones, buenas y malas; gracias a ella podemos diferenciar los distintos grupos de la sociedad. ¿Te consideras partidario de los demócratas en E.E.U.U? Usa azul. ¿Una marcha por la paz? Vístete de blanco. ¿Pride? Vuélvete loco con los colores. ¿Eres gótico? ¿Minimalista? ¿Rockero? ¿Visionario? Quieras o no, tu personalidad y la forma en la que vistes están ligados; aunque digas que no tienes la posibilidad para vestirte como quieres, al momento de elegir una camisa y un blue jean lo haces según TUS gustos. Aquí solo importas tú. ​
Imagen

Imagen

Mi abuela fue una de las primeras en usar pantalón en el pueblo de Tenerife dónde ella nació. Ustedes pensarán ¿un pantalón? ¿qué hay de revolucionario con eso? Pues en esa época era mal visto que una mujer no usara falda y mi abuela demostró que ella podía y puede hacer lo que quiera porque de esa forma expresa su personalidad. El estilo “Fresh“, que muchos de ustedes usan, salió del barrio de Bronx en Nueva York, cuando a los diseñadores de color, por más talentosos que fuesen, no podían vender su ropa al lado de marcas como Polo y Louis Vuitton porque éstos últimos perderían el valor entre los “blancos”, así que decidieron crear su propia cultura llena de oversized denim y converse, para luego convertirse en la moda más usada por todo el mundo. Pudiese seguir todo el día nombrando las revoluciones e impactos que ha tenido la industria pero no terminaría nunca.
Actualmente la moda es una industria muy superficial para aquellos que ven desde afuera, y les respeto su punto de vista porque a fin y al cabo, es suyo. Con este post no busco inducirles una doctrina de amor a la industria, sólo quiero demostrarle que todavía existen personas que ven la moda como un medio de comunicación, revolución y expresión; soy partidaria de la libertad mediante la ropa, maquillaje y sus derivados, nadie debería decirte cómo vestirte…ojo, cabe decir que el hecho de seguir las tendencias no implica que no tienes personalidad.
Sin embargo, hay que apuntar que en la moda también hay un lado oscuro, que estoy dispuesta a escribirlo si quieren pero ya este post está un poco largo.
En fin, la moda salvó a una personita venezolana con baja autoestima que pensaba que nunca encajaría en ningún grupo, le hizo entender que el problema no es encajar sino es sentirse cómoda en su propia piel; lo ideal es salir a la calle y decir: ¡Este soy yo y nadie me dirá lo contrario!. 
Anuncios

0 comments on “La Moda: más que tendencia, es una expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: