Critics Fashion

¡NOT SO FAST!: la moda rápida y sus impactos

¿Alguna vez se han puesto a pensar en la importancia que tiene la industria de la moda para nuestra sociedad? ¿Han pensado el trabajo de fondo que tiene cada uno de sus pantalones?

Estamos acostumbrados a ver la moda como un tema banalizado por las revistas, medios de comunicación y hasta por los influencers. Sin embargo, las prendas y tiendas que frecuentas tienen una historia de fondo impresionante que recorre los años hasta la primera vez que una tribu o grupo de personas decidieron diferenciarse de otras con distintas ornamentaciones, accesorios y pieles.

La moda representa una parte vital de nuestro día a día; a fin de cuentas es un reflejo de nuestra personalidad, es nuestra carta de presentación. Por eso, y mucho más, es importante conocer cómo se hace, cuál es el fondo de producción y cómo esos factores influyen en la sociedad que vivimos. Justamente de eso va este post, hablaremos de la moda actual y del consumismo masivo reconocido como el “Fast Fashion” (moda rápida).

DISCLAIMER: no busco atacar ninguna marca de forma personal, este post está dirigido a concientizar sobre la realidad de la industria de la moda. Una industria hermosa que necesita nuestra ayuda para mejorar cada día más.  (más información al final del post).

 

Comencemos por lo más importante, ¿qué es el “Fast Fashion“? Según expoknews.com es el fenómeno de producción y consumo masivo que se incrementa a la misma velocidad en la que las tendencias van sufriendo modificaciones. Sin embargo, podemos profundizar más en la definición de este término moderno. Su objetivo principal es producir de forma masiva con bajos costos y, más importante, de manera rápida, de forma que puedan ajustarse a los gustos cambiantes de la sociedad; en pocas palabras buscan responder de forma eficaz con un precio alcanzable para el público. Este movimiento económico de producción se vio por primera vez a finales de 1990, con el mero objetivo de maximizar las ganancias de las empresas.

Uno de los precursores de este movimiento es la cadena Inditex, dirigida por el español Amancio Ortega. Las cadenas como Zara son un ejemplo perfecto de producción masiva, se especula que producen miles de unidades distintas por año para distribuir en 1.600 tiendas en más de 68 países.

Otra característica que introdujo el Fast Fashion a la industria de la moda son las denominadas minicolecciones. Para colocarlos un poco en contexto, hace cinco – seis años todavía se respetaban las típicas temporadas de Otoño/Invierno – Primavera/Verano, pero en estos últimos años la competencia entre las grandes cadenas “low-cost” ha aumentado casi el doble y se ha llegado a presentar, por lo menos, 18 temporadas al año. Es decir, lo que antes se presentaba como “nuevo” cada tres meses, ahora se introduce a las tiendas cada 3 semanas.

Junto al Fast Fashion, llego la producción tipo “supermercado”, se denomina así porque se busca una competencia donde se venda de forma inteligente y se obtenga la mayor ganancia posible. Esto lo logran con un bajo periodo -tiempo-  de producción y restock de las tiendas. Al bajar el precio, captan más compradores.

En cuanto al marketing de estas empresas, podemos ver que buscan aumentar el deseo y la necesidad de comprar nuevos artículos cada semana, nos hacen pensar que necesitamos cada prenda nueva que llega a las tiendas. Sin embargo, otra técnica usada por tiendas como Primark es el placer visual, es decir, en vez de gastar en publicidades, pancartas y vallas, ellos prefieren crear tiendas que causen tranquilidad y placer al comprar, llamando a entrar a más personas que, al final, se engancharán con sus precios.

Entonces, si hablamos de un movimiento tan impresionante que revolucionó el lado económico de la industria y que significó un avance impresionante en las técnicas de marketing, ¿cuál es el problema con el Fast Fashion?

Costo-Valor: bajo periodo de vida

Hay que admitir que por más que nos encante – totalmente culpable- la ropa a precios bajos, la mayoría de las prendas terminan siendo desechables. Un estudio realizado por American Apparel y el Footwear Association determinó que una persona promedio compra 8 pares de zapatos y 68 prendas de ropa por año, dándole 3 meses de vida a cada una.

Por otro lado, Cambridge University publicó que, en el año 2006, las personas estaban comprando 1/3 más que en el 2002; mientras, las mujeres, tenían cuatro veces más ropa que en 1980 y se deshacen de más o menos la misma cantidad cada año.

En conclusión, al principio parece que nos estamos ahorrando el dinero del siglo pero al final no es así. Yo me he dado cuenta este último año que he estado en un presupuesto ajustado y trato de alargar la vida de un montón de prendas que llevan un año conmigo pero a veces me resulta imposible. Hace unos días me senté a pensar en cómo no me había dado cuenta antes y llegué a la conclusión que no sentía necesidad que mantener mis prendas porque sabía que al día siguiente me podía levantar, ir a un centro comercial y comprar la misma prenda a un precio razonable, y así continuar por hasta quién sabe cuando. Se termina generando un ciclo vicioso que solo beneficia a las empresas.

¿Y a dónde llega la ropa que desechamos? Solo el 10% de la ropa donada se revende, el resto va directo al vertedero donde puede quedar estacionada por 100 años hasta que se degrade. Dejando una cantidad absurda de tóxicos en el ambiente.

Producción importada desde la pobreza

Justamente a este punto quería llegar. Aunque el costo-valor es importante, la cantidad de dinero que gastemos en productos personales no afecta a nadie además de nosotros….ahora, lo que compramos sí que afecta a terceros si no sabemos quién y cómo se produjo.

Detrás de las producción textil están 75 millones de personas, de las cuales el 80% son mujeres entre los 18 y 24 años. Ellos ganan una media de 3$ al día, trabajando 14 horas sin parar y les cuesta 18 meses de trabajo ganar lo que un CEO gana en una hora.

Este es el principal problema y la gran polémica actual en el mundo de la moda. Para que estas empresas vendan a los precios que venden, buscan empresas de producción en países subdesarrollados o en vías de desarrollos, donde no existen leyes laborales justas ni tarifa fija para los trabajadores. Sumando a todo esto, las fabricas donde trabajan están en condiciones deplorables, hasta tal punto que han habido innumerables incendios y derrumbes donde mueren de 1500 a 2500 personas por falta de seguridad. ¿Y las marcas? No responden.

Además, los trabajadores sufren una constante presión laboral por culpa de la rapidez que exigen las microcolecciones. El dueño de una industria manufacturera en Sri Lanka comentó que anteriormente el plazo para entregar todos los productos era de 90 días pero que actualmente se ha reducido de 60 a 45 sin cambio en los “sueldos” de los trabajadores.

Como último punto hay que resaltar el impacto ambiental que esta producción genera en los países. Un ejemplo son los grandes productores de algodón en China e India, esos países están teniendo problemas con el agua potable por la falta de leyes y seguridad al momento de usar los químicos para aumentar la producción de algodón, un estudio ha determinado que con las limitaciones de agua versus el consumo diario de la misma, en el 2030 ellos tendrán que elegir entre proporcionar agua potable para el público y parar de producir algodón o continuar el ritmo mientras su pueblo se muere por deshidratación y enfermedades hereditarias del consumo.

 

En definitiva, actualmente vivimos un panorama de producción violento que no respeta las necesidades básicas del ser humano, cosa que ha manchado el nombre de la industria de la moda como no tienen idea.

Yo no les digo que dejen que comprar en las marcas mencionadas o en aquellas macroempresas, principalmente porque yo todavía compro ahí y sé que no todos podemos, económicamente, ajustarnos a las marcas de alta gama. Con este post pretendo informarles sobre la realidad que vivimos y impulsarlos a valorar cada día más sus prendas.

No es necesario cambiar tu estilo cada vez que aparece una nueva tendencia o desechar tu ropa cuando dicen que está pasada de moda. Hay una infinidad de alternativas para no caer en el Fast Fashion, como comprar en tiendas de segunda mano, diseñar tus propias prendas u otorgarles un nuevo propósito con proyectos de DIY.

Justamente a eso quiero dedicar mi blog, a enseñarles cómo economizar sus gastos sin caer en la compra compulsiva.

Espero que les haya gustado mucho este post y los inspiren a renovar su fe en la industria de la moda. Todavía no hemos perdido la batalla, hay mucho que recorrer y si lo hacemos juntos, venceremos. 

Los quiero,

Orionblogs.

FUENTES USADAS:

Expoknews.com

Ethical Fashion Forum

True Cost Movie

Forbes

 

 

Anuncios

6 comments on “¡NOT SO FAST!: la moda rápida y sus impactos

  1. Estoy completamente de acuerdo con tu postura Ornella.
    Es mucho más sostenible y mejor tener una camisa buena que cinco malas. Pero, también creo que a lo que ahora llamamos “moda” es poder estrenar una cada día, acudir a eventos siempre vestida distinto, etc..
    Y entonces caemos en la espiral de: dinero, ropa, los cost, moda…
    Gracias por tu post.
    Car.
    http://www.carmenpuentes.com

    Me gusta

  2. La moda va muy rápido y hasta para las grandes firmas ya no hay que esperar para tener las prendas de las nuevas colecciones en los desfiles. Invierte en básicos para crear un buen fondo de armario, busca calidad y de vez en cuando déjate llevar por Las tendencias.
    Muy buen post guapísima 😘

    Me gusta

  3. Que gran verdad corazón, te doy toda la razón 👏👏👏
    Un besazo

    Marikilla ❤

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Moda Alternativa

  5. Pingback: #Tips4BlackFriday

  6. Pingback: Básicos de Armario (Capsule Wardrobe)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: